¡Oferta!Precio de Internet TELA Xochipilli UV

TELA Xochipilli UV

| Precio de Internet

Exclusiva tela traida desde Amsterdam, reacciona a la luz UV!

Más detalles

6 cuotas de $ 6.650 sin interés

$ 39.900

IVA incluído

Pago Seguro vía transferencia bancaria a Banco Estado

Sitio seguro con Sello SSL

Despachos a Todo Chile

Descuentos por volumen

CantidadDescuentoUsted ahorra
2 5%Hasta $ 3.990
3 7%Hasta $ 8.379
4 10%Hasta $ 15.960

Tela decorativa colores fluor 1,20 x 2 metros

Pintadas a mano, sus imagenes destacan con luz UV, locamente psicodelicas!

100 % Lavable y UV ACTIVE!!

Xochipilli era el dios del arte, los juegos, la belleza, el baile, las flores y las canciones en la mitología azteca. Su nombre contiene las palabra náhuatl xochitl ("flor") y pilli ("príncipe" o "niño"), por lo que su nombre significa "príncipe flor". Como patrón de la escritura y pintura, era llamado Chicomexochitl ("siete flores"), pero también podría ser referido como Macuilxochitl ("cinco flores"). Su hermana gemela era Xochiquetzal. Como uno de los dioses responsables de la fertilidad y la producción agricultora, se asociaba también con Tláloc (Dios de la lluvia) y Cinteotl.

A mediados del siglo XIX, se desenterró una estatua azteca de Xochipilli en la ladera del volcán Popocatépetl cerca de Tlalmanalco. La estatua es de una sola figura sentada en una base similar a un templo. Tanto la estatua como la base en la que se sienta están cubiertas de organismos sagrados y psicoactivos, llamados por Albert Hofmann como "PLANTAS DE LOS DIOSES", incluyendo hongos magicos (Psilocybe aztecorum), Tabaco (Nicotiana tabacum), Ololiúqui o Morning Glory (Turbina corymbosa), Sinicuichi (Heimia salicifolia), Peyote, Datura, Cannabis, Mimosa (contiene DMT, usado como un ingrediente de la Ayuhuasca) y Ruda Siria (inhibidor de MAO, usado como otro ingrediente de la Ayuhuasca), posiblemente cacahuaxochitl (Quararibea funebris) y otra flor no identificada.

Se ha sugerido que la estatua de Xochipilli representa una figura en el éxtasis enteogénico. La posición y expresión del cuerpo, en combinación con la clara representación de las plantas alucinógenas que se sabe que se usaban en contextos sagrados por los aztecas apoyan esta interpretación.

Gordon Wasson dice: "Él es absorbido en temicxoch, "el sueño florido", como dicen los Náhua al describir la fascinante experiencia que sigue la ingestión de Sinicuichi (Heimia salicifolia). No se me ocurre nada igual en la larga y rica historia del arte europeo"